22 nov. 2015

Cinderella






¡Por fin de nuevo por aquí! 

Este post viene con muuuucho retraso, lo sé. Pero la semana pasada fue una semana triste para el mundo y lo que realmente necesitábamos en esos momentos era informarnos, tranquilizarnos y rezar, rezar por un mundo mejor. Sin embargo ahora lo que necesitamos es volver a la normalidad y no veo mejor manera que hacerlo con una sesión muy diferente a lo que suelo hacer. 

Los que me conocéis sabéis lo fan que soy de Disney, los cuentos de hadas y las películas de terror o fantasía. Por eso, esta sesión se me presentó de repente y por sorpresa como un reto fantástico al que obviamente no supe decir que no. Sin embargo, por otro lado estaba la duda de si sabría darle ese toque de fantasía sin salirme de mi estilo y sin que se realizaran montajes duros en los que la fotografía original se distancia de manera loca del resultado final. Podríamos haberla hecho en un estudio, para cuidar al mínimo la iluminación y luego buscar un fondo super "Cinderella" para añadirle, pero no, sabéis que los exteriores son mi perdición y más aún la luz natural. Realmente si sabéis controlar a la perfección la luz natural, podéis hacer maravillas. (Pronto haré un post hablando de la luz natural!!). Por eso, hicimos unos cuantos bocetos de las fotos que queríamos conseguir y comenzamos a maquinar en muy pocas horas la sesión de Cenicienta. 

Estas sesiones son para divertirse, para crear, para imaginar cosas y para sacar el niño que llevamos dentro. Así que, amantes de la fotografia, os recomiendo 100x100 que os salgáis de vez en cuando del estilo que soléis trabajar y probar a jugar, es muy terapéutico!! (jeje) 

Aquí os dejo el resultado de la preciosa sesión que realizamos. Aquí van nuestras ganas, nuestros sueños y nuestras risas. ¡Espero que os guste! 


Maquillaje y Peluquería: Yessica Sola 
Short Film: Luis Fernández



Una vez más, gracias por visitar mi blog y os animo a que dejéis comentarios (please!!), ya sabéis que me encanta recibir respuestas y así sé que tipo de contenido os gusta ver y por otro lado no me vuelvo majareta hablando sola (jeje). ¡Anda, animaros! y compartir que no cuesta nada y me haríais suuuper feliz.

Para terminar, aquí os dejo el precioso vídeo que nos regaló Luis. Yo estoy enamorada de todo el equipo...


¡Hasta pronto!



[Share to Pinterest]

5 nov. 2015

Sesión de estudio con Alina Lazaroiu




¡Buenos días! 

Se me hace raro escribir estas líneas sin muerciélagos en la cabecera... pero hay que asumirlo, Halloween terminó y con él muchos buenos momentos. Tal vez si me animo, algún día haré un post con fotografías de nuestros Halloween para que veáis cómo nos lo montamos. 

Pero bueno, hoy os traigo un post de los que hacía tiempo que no publicaba: una de mis últimas sesiones. Y no una sesión cualquiera, si no una muy especial para mí..., ahora os explico por qué. En realidad, cada sesión que realizo, sobre todo cuando es para formar parte de mi portafolio o por que necesito sacar la creatividad que me rebosa algunos días, que ya se me antoja de forma algo molesta, es especial por algo. No se, no suelo hacer trabajos "por que sí", es decir, si hago algo es por que realmente me apetece y me hace sentir bien. Aún así, en mi caso, siempre hay cosas que me gustan más que otras o que sencillamente se han convertido en algo primordial para mí a la hora de crear. Si me sigues te habrás dado cuenta que tengo debilidad por la fotografía en exteriores... ¡no lo puedo evitar!. Soy fiel amante de los paisajes, la naturaleza, el aire libre, las estaciones, los nervios de si lloverá o no, o el "a ver que sale" cuando no eres dueña de la situación y además la luz no es la que necesitas. Pero creo que es eso y no otra cosa lo que me hace amar la fotografía en exteriores, la mágia del momento y de saber amoldarte a las situaciones, sean las que sean. Puede ser tal vez por que además soy una persona muy competitiva conmigo misma y me encanta ponerme retos... 

El caso es que con todo esto de entrar en una rutina de trabajo en la que fundamentalmente fotografío e invento en exteriores, hizo que un día me diera cuenta de que lo que antes manejaba súper bien y de manera muy fluida (como por ejemplo, la iluminación de estudio) ya no se ordenaba de manera fácil en mi cabeza, si no más bien como un enigma que comenzaba a crearme dudas. Fue en ese momento cuando me di cuenta de que el mayor reto que podía proponerme en aquel instante era hacer fotografías de estudio.

Ahora os pongo en situación. No soy muy fan de la fotografía de estudio, así como dato personal. ¿Por qué? no lo se... tal vez estoy "intoxicada" de tanta fotografía "plana" de estudio donde aunque la iluminación sea correcta y perfecta si la miramos con ojos técnicos y los poros de la piel de las modelos casi te pinchen los iris de lo saltones y "reales" que se ven, están vacías de sensaciones. Esto es un apunte personal por supuesto. Me encanta ver fotografías de estudio, muchas de ellas encabezan mi lista de fotografías favoritas, pero sí que es verdad que como norma general, es mucho más fácil transmitir en un exterior que en un estudio y tal vez por eso, sea tan díficil ver en el día a día una fotografía de estudio que me enganche el alma. Pero todo esto no hacía más que sumar más dificultad al reto que se me presentaba. No tenía que hacer fotografías en estudio, si no tenía que hacer mi fotografía, tal y como la hago siempre, pero entre cuatro paredes, por cierto preciosas y súper prácticas, del Estudio CliCli.

Esta vez estaba allí plantada, con miles de dudas en la cabeza y una inseguridad poco corriente en mí, pensando qué hacer. Tenía claro que Alina sería la personificación de mis pensamientos. La llevaba observando en redes sociales desde hacía tiempo y es de esas niñas que te enamoran a simple vista por lo auténtica que es. Tiene una belleza muy especial y muy muy natural, quien la conozca sabrá lo bonita que es ya sin maquillaje, pero encima yo tuve la suerte de contar con una amiga con unas manos increibles. Yessica se acopló perfectamente a la idea que tenía en mente y comenzó a crear desde cero cosas preciosas y muy naturales. Ni si quiera pensamos en el vestuario, eso no importaba. No queríamos hacer una sesión de moda convencional, ni un beauty, el reto era más complicado. Teníamos que transmitir cada una en nuestro campo, miles de sensaciones. Si os fijáis, ni si quiera he querido eliminar el sujetador que sobresale de entre el escote en la última fotografía, por que así fue el momento y no he visto el por qué de cambiarlo.

La mágia surgió como en las películas, cuando las luces, la cámara y la acción se fundieron en una. En aquel momento Alina se transformó y me contó aventuras con la mirada. Solo ella sabe lo que le rondaba la cabeza aquel día y todo esto es lo que rondaba en la mía. Fluyó sin más, como una energía maravillosa que hoy quiero compartir con vosotros.

Sin duda me queda mucho que aprender, eso lo diré hasta el día que me muera, pero a día de hoy puedo decir que estoy muy contenta con mi último reto y que no será ni mucho menos el último.

¡Espero que os guste!



Ya como puntilla final, ese mismo día realizamos otro cambio y otra sesión diferente, mucho más complicada y que pronto veréis por aquí con todos los detalles. Como consejo os puedo decir que no tengáis miedo a equivocaros, a veces ese miedo es el que hace que nos crezcamos!!!

Todas las fotografías a color están editadas con la acción "Iris".
( Muy pronto más información sobre las acciones )
Solo puedo decir que se avecinan sorpresitas para los amantes de la edición.

Ahhh! y lo que siempre digo... si comentáis el post, me hacéis sumamente feliz. ¡Hay que compartir opiniones!

¡Hasta pronto!
[Share to Pinterest]