7 feb. 2015

Relatos, historias y cuentos: Hielo


¡Hola fin de semana! Lo haces con frío y dejando mucha inspiración colarse por mi ventana así que gracias. Hace unos meses, os comenté que habría novedades, nuevos apartados más personales y en los que podríais descubrir algunas de mis facetas ocultas. Una de ellas es la lectura, escribir, contar historias… otra de las cosas que ocupa mi cabeza una gran parte del día. Os presento este nuevo espacio "Relatos, historias y cuentos"que poco a poco irá haciendes hueco en mi blog, estoy segura. 


HIELO.

Frío. Y nada más que eso. No podía evitar pensar que todo en ella estaba congelado, exento de calor y de vida…

Si tal vez una sola partícula de su cuerpo hubiera optado por moverse empujando a las demás a dar el paso de hacer su función, si su mente no le hubiera dado la órden, esa órden… tal vez y solo entonces estaría viva. Estaba muerta, sí, pero no para ella. No para los sentidos que aún le respondían, que aún le engañaban y le hacían notar los pequeños y gélidos copos de nieve reposando sobre su piel blanca y aún suave como el algodón. 

La nieve no cesaba. Era cuestión de tiempo que su cuerpo quedara atrapado tras un manto blanco de hielo fraccionado, hielo que la guardaría para siempre en su interior, encarcelada pero libre a la vez. Libre de presiones, libre de preocupaciones, la sensación de no volver a verle la invadió por un segundo, un segundo que se hizo eterno en su mente cada vez más turbia y que pronto se desvaneció dejando solo silencio. Eso la hizo ser más fuerte y recordarse a sí misma por que lo estaba haciendo. Siempre había sido él. Solo él. "Así es entonces…así es como voy a morir" intentó mover los labios para escuchar su voz una última vez, pero solo pudo recordarla en su cabeza pues su corazón había dejado de latir y sus labios azulados se tensaban cada vez más. 

La mágia no era fácil de usar, nadie le dijo que lo fuera, se preguntaba por qué habría dado por echo tal cosa… "Niña tonta…"

Sola, en un bosque blanco y hermoso, cubierto de hielo cuarteado, hielo que la transformaría, hielo que cambiaría su vida para siempre, hielo que la haría despertar de nuevo en otra época, en un año desconocido donde, entonces sí, pueda encontrarle… donde pueda volver a besarle, donde pueda volver a ver su sonrisa… "su sonrisa"… se repitió cada vez más cansada. Antes de cerrar sus ojos por última vez, unos ojos fríos y azules, penetrantes y cristalinos, antes de dejar reposar sus párpados desnudos sobre ellos hizo el gran esfuerzo de observar, decir adiós al mundo tal y como lo conocía. La mágia no era fácil… ahora lo entendía, clavó sus ojos sobre el horizonte, sintió con más fuerza que nunca una terrible sensación de claustrofobia, un frío intenso y punzante que la cubría por completo hasta el cuello y que poco a poco comenzó a subirle por la barbilla y los labios… 

Era el momento. La mágia nunca fue fácil...






[Share to Pinterest]

6 feb. 2015

Mi momento "Relax" del día

¡Hola queridos y queridas! Hacía un tiempo que no paseaba mis dedos por el teclado para dedicar unas letritas por aquí y eso ha echo que hoy lo coja con muchas ganas. Es de estas tardes de retoque, de estas tardes de ordenar ideas en solitario, de organizar las páginas olvidadas de mi web y de terminar muchos proyectos inacabados…. ¡Lo típico! 

Un día como hoy valoro muchas cosas, para mí lo más importante a la hora de trabajar en mi ordenador es sentir mucha paz, mucho orden interior y sobre todo estar a gusto en mi espacio de trabajo… este es mi momento "relax" del día. No hace falta que diga que AMO me encanta mi trabajo y que poder disfrutar de una tarde sin preocupaciones e inmersa en mi pequeña burbuja de inspiración es un lujo.

Por eso, hoy quiero compartir con vosotros al menos una parte de esa sensación. Os hablo de la inspiración, de cómo crear esa atmósfera en la que nos sintamos más "en casa" que nunca. Yo la encuentro de muchas maneras, quizás en el próximo post os diga cuales son todas y cada una de las pautas que sigo, pero hoy quiero hablaros de una en concreto: La música. 

Siempre digo y pienso y pienso lo mismo: La inspiración crece con el arte, aumenta con la lectura, el buen cine y se alimenta con la música. Los que nos consideramos gente artística (o tocada por la musa del arte al nacer) sabemos lo que es que nos encante todo eso… ahora, si hablamos de matemáticas es otra historia.

Los que me conocéis y alguna vez habéis podido oír mis listas de reproducción (vease mis amigos y familia) sabéis que soy de gustos peculiares a la hora de trabajar, me encanta la buena música, la música no comercial, es música que solo disfruto cuando busco inspiración… mucho más creativa, de instrumentos acústicos e increíbles como la guitarra, el piano… melodías suaves y cantadas por voces huecas y rasgadas… Aquí os dejo cuatro canciones que no pueden faltar a la hora de trabajar en tu ordenador. ¡No pueden faltar a la hora de crear!



¡Hasta pronto! Y por cierto, perdonar aún la temática de navidad, pronto estará todo en orden… Gracias.



[Share to Pinterest]